jueves, 3 de noviembre de 2016

El Consorcio Planetario


El Consorcio Planetario ya existía de alguna forma antes de formarse.



Historia

Desde el siglo 20, las grandes corporaciones de la vieja tierra habían comenzado a operar por encima de las antiguas naciones, acumulando poder económico suficiente como para dictar el destino de los países.
Buscando eludir cualquier regulación que las limitase, las corporaciones mas poderosas (hipercorporaciones) se lanzaron al espacio adelantando en la colonización y explotación espacial a las naciones, que ya por entonces se derrumbaban desde dentro. LLevaron al espacio sus viejas alianzas naciendo así el Consorcio Extraplanetario.

El Consorcio Extraplanetario era por aquel entonces un lobby que presionaba a las naciones todavía atadas a la tierra, a la vez que servía como intermediario, reclutador, o frente hostil con corporaciones externas a él.
Su momento álgido llego entre 40 y 20 años antes de La Caída, cuando (antes de la digitalización del ego) multitudes hambrientas por toda la vieja tierra aceptaban contratos de servidumbre en el espacio a cambio de ser mantenidos y de huir de un planeta que atravesaba desde hace 2 o 3 décadas crisis climáticas, energéticas, económicas y geopolíticas.























Con la llegada de La Caída, fueron las hipercorporaciones, no los gobiernos ni la ONU (nominalmente a cargo del éxodo) , quienes aportaron mas capacidad de desalojo de la Tierra mediante contratos de servidumbre. Siendo desde hace 20 años posible digitalizar el ego, nuevamente masas de transhumanos queriendo huir de la guerra con los TITAN llenaron las granjas de trabajadores infomorfos del Consorcio Extraplanetario llevándolos a su máxima capacidad. (Mención aquí al Consorcio del Atlantico Norte, que ya había emigrado de la tierra y recibió gran oleada de infomorfos).

Con los TITAN sembrando el caos, e incluso corrompiendo las egoproyecciones lanzadas al espacio, ni siquiera la ONU se alzaba como un líder en el momento de mayor necesidad. Había vacío de poder, con las naciones derrumbadas, y cada una sus propios problemas (como la muerte de toda la cadena Presidencial de USA hasta la secretaria de asuntos de los veteranos).
El Consorcio Extraplanetario se mostró como la única entidad todavía organizada y bien equipada, heredera de la ONU, y protectora de Marte, el nuevo hogar de la transhumanidad.

El Consorcio Extraplanetario comenzó su siguiente jugada comenzando a ofrecer ayuda, recursos, reparaciones y protección mediante contratos de servicios. Antes de que los TITAN desapareciesen en plena guerra (duró mas de un año), el Consorcio Extraplanetario ya se había convertido en el Consorcio Planetario.

Con la transhumanidad emigrando de una tierra moribunda, y con la pervivencia de la raza amenazada, el Consorcio Planetario nació declarando sus 4 pilares (Seguridad, un nuevo hogar, mejora mediante la tecnología, y expansión de los mercados).

Formó su Consejo Hipercorporativo, ofreciendo a las hipercorporaciones la oportunidad de comprar un puesto de control en lo que  prometía ser una lucrativa iniciativa, y comenzó a trabajar en un espacio económico común que abarcaría hasta el cinturón de asteroides.

Los pilares que promovía el Consorcio, Acción Directa como lo mas parecido a un ejercito regular en aquel momento (necesario en los habitats que hubo brotes TITAN), el trabajo de Experia con los memes del Consorcio Planetario, y otros factores hicieron que el Consorcio creciese para convertirse en la nueva potencia política. La vida en los habitats gracias al Consorcio efectivamente mejoró, y dio dividendos a las hipercorporaciones implicadas, lo que atrajo a más hipercorporaciones lo que aceleró el proceso, estando cada vez sobre mas habitats, a los que cada vez controlaban más con acuerdos comerciales mas férreos... hasta hoy.


Política

Al Consorcio Planetario no le interesa gobernar el sistema interior por el hecho de gobernarlo, si no como medio de mejorar sus beneficios. Desde la posición de gobierno, los negocios son mas prósperos

El Consorcio no tiene una agenda entre las sombras para hacer sufrir al sistema interior. No.
Puede que en ocasiones, como cualquiera que pretenda hacer negocios, deba adaptar su discursos y señalar las bondades de su gobierno minimizando sus fallos (vale, y ocultando sus verdaderas intenciones, de sobra conocidas por todos), pero no son el villano que quiere causa sufrimiento a nadie. Simplemente persiguen el beneficio hipercorporativo... hasta el punto que consideren que les es mas rentable. Como buenos negociantes, saben cuando decir basta.

Ya analizamos el pensamiento extropiano (objetivistas y utilitaristas) dentro del movimiento autonomista. Uno no encuentra extropianos partidarios del Consorcio Planetario, ya que el extropiano está por definición contra la regulación de los mercados (algo que el Consorcio Planetario realiza según su conveniencia), pero en el Consorcio Planetario hay posiciones similares al objetivismo y el utilitarismo; una propaganda muy similar al utilitarismo que esconde una realidad con la que los objetivistas se sentirían cómodos.

El Consorcio emplea la zanahoria mucho más que el palo, y garantiza un cierto grado de prosperidad con el objetivo de;
- mantener a las masas-clientes en un estado de suficiente confort que no provoque revueltas.
- garantizarles una capacidad de consumo que puedan redirigir hacia sus productos y servicios
- mantener vigente su discurso de ser la facción "salvadora"

Con el tiempo, sin embargo, aumentan su control sobre los hábitats con acuerdos comerciales más restrictivos y que minan cada vez mas la soberanía de los ciudados (las colonias vinculadas al Consorcio Planetario son invariablemente presionadas mediante la política y el comercio para cortar las relaciones con los autonomistas), reclutan a los mejores y más brillantes en los centros de formación corporativos, y se hacen con el monopolio de las fuerzas militares.

Con el tiempo, cada estación adscrita al Consorcio ha visto como sus políticas locales se han modificado para amoldarse a las normas económicas, protocolos de seguridad, y sistema político homogéneo del Consorcio Planetario, controlado desde Prosperidad.


Los 4 pilares

La agenda del Consorcio Planetario pasa por 4 grandes pilares;

- Un nuevo hogar: La transhumanidad necesita un nuevo planeta al que volver a llamar hogar, y que facilite su subsistencia con algo ahora tan valorado como la gravedad. Marte es el nuevo hogar de la transhumanidad, y está desde hace 60 años en proceso de terraformación para ser mas cómodo.

También Venus podría haber sido otra alternativa a nuevo hogar, pero las discrepancias con la Constelación Aurora y su desanexión del Consorcio Planetario lo hacen inviable por el momento, aunque se mantienen en Venus los partidarios de la Iniciativa Tierra Sólida que insisten en la vuelta al Consorcio Planetario y una terraformación clásica en lugar de la aérea que se está llevando a cabo, para tener un segundo planeta con suelo firme (y de hecho, una gravedad mucho mas similar a la de la vieja Tierra, que Marte).

Como hace unos 70 años sucedió al intentar aplicar geoingeniería en la Tierra para solucionar sus problemas climáticos (lo que causó mas problemas que soluciones), esto requiere un poder económico que hace ideal que sea una potencia como el Consorcio Planetario quien la lleve a buen término.

Y al Consorcio Planetario le interesa ser el responsable de esto, siendo el principal valedor para quienes quieren que la transhumanidad vuelva a caminar por un mundo con oxígeno, plantas, y agua. 
El principal, y prácticamente el único, ya que las excepciones son Venus, con un proyecto de terraformación aérea que no convence fuera de Venus, y Titán, luna de Saturno, Autonomista y lejana, en la que suenan discretas voces pidiendo la terraformación, pero las responden otras (los preservacionistas) diciendo que podría ser inviable terraformar una luna así.

- Seguridad: El Consorcio ya se encargo de mostrarse como un salvador durante La Caída. Tener el monopolio de las fuerzas militares dentro del cinturón de asteroides también ayuda a mantener el status quo si fuese necesario, además de monopolizar la imagen de protector.

El Consorcio Planetario vende la idea de que un gobierno centralizado, como opuesto a los Autonomistas, es un elemento vertebrador que aumenta las posibilidades de coordinarse para sobrevivir (el posible regreso de los TITAN, repoblación, defensa militar, necesidades de lunas y planetas...). Y naturalmente, el Consorcio dice estar demostrando ser la mejor opción de gobierno, señalando sus éxitos en la evacuación de la Tierra durante La Caída, la implantación del sistema SAPIENT como sistema de identificación de la ciudadanía para estructurar la sociedad, y el control de identidades y de nanofabricación para garantizar la seguridad.

- Expansión de los mercados: El Consorcio quiere llevar prosperidad a las vidas de los ciudadanos. Quiere que sus vidas tengan todos los lujos y comodidades posibles (que puedan pagarse), por que esto permite que las hipercorporaciones aumenten sus beneficios.

Para lograr esto, el Consorcio realiza prácticas que fomentan el consumo como obsolescencia programada en los morfos, una economía transicional en lugar de una reputacional, nanofabricación restringida, leyes de propiedad intelectual del sistema interior ilegalizan la alteración de productos ajenos, las marcas blancas, y ponen cuantas trabas puedan a la autofabricación y el "Do it yourself", buscando que el ciudadano deba pasar por las hipercorporaciones necesariamente en su día a día (dejando el debido beneficio).

El Consorcio tiene siempre un argumentario para cada réplica, la obsolescencia programada (actualización constante, para ellos) es necesaria para evitar fallas de seguridad y tecnologías obsoletas. Las hipercorporaciones deben producir los bienes de consumo y no la ciudadanía por razones de control y seguridad. El mismo control y seguridad que justifica la vigilancia de la población (cuyo resultado luego se usa como patrones en mercadotécnia para fomentar ventas), o las restricciones a la nanofabricación.

- Mejora mediante la tecnología:

El Consorcio Planetario reconoce la libertad morfológica, la libertad de cada transhumano para definir su cuerpo (y potenciar su mente) y que el progreso tecnológico es el camino para un sistema interior mas próspero y desarrollado, con vidas mas placenteras, eficientes, y seguras. 
En este punto su discurso es el de los extropianos.
Pero es que ellos son quienes proveen toda esa tecnología, morfos, e implantes, negocio este el de proporcionar tecnología a la transhumanidad del sistema interior que arroja multimillonarios beneficios (y es que el Consorcio Planetario lo suministra todo). 

Las leyes del Consorcio Planetario son estrictas respecto a las patentes (al contrario de lo que sucede en la Commonwealth, y diferente a Venus), asegurando que la inversión en una nueva tecnología merezca la pena. Las tecnologías se retienen sin salir de los laboratorios hipercorporativos, para darlas salida planificada en el momento mas beneficioso. Las propias hipercorporaciones crean la demanda, fuerzan la obsolescencia para abrir mercado a nuevos productos, y viralizan memes para asentar la necesidad de consumir.





No hay comentarios:

Publicar un comentario